Press "Enter" to skip to content

Primo de la reina Isabel pagará cárcel por agresión sexual – Europa – Internacional



Simon Bowes-Lyon, conde de Strathmore y primo tercero de la Reina Isabel II, fue sentenciado en un tribunal de Dundee (Escocia) a 10 meses de prisión por haber agredido a una mujer en un dormitorio.

El delito ocurrió en febrero del 2020.

El hecho se dio en el Castillo de Glamis (ciudad escocesa), el hogar de la infancia de la reina y donde Bowes-Lyon vive.

Castillo de Glamis

El Castillo de Glamis está abierto al público y se caracteriza por su encantadora apariencia.

(Le puede interesar: ‘London Bridge’, el plan que se activará cuando la reina Isabel muera).

Según ‘CNN’, en el tribunal se escuchó que la mujer agredida estaba en un evento de relaciones públicas.

El evento duró 3 días, por lo tanto, los invitados se quedaron en las instalaciones del prestigioso lugar.

Durante una de las noches, Bowles-Lyon, en aparente estado de embriaguez, se apareció en la madrugada frente al cuarto de la mujer.

Él la instó a abrir la puerta y luego la empujó sobre la cama, la agredió y se negó a irse del lugar durante veinte minutos.

(Puede leer: ¿Cómo es el plan para resocializar a quienes cometen delitos sexuales?). 

El alguacil Alastair Carmichael expuso los detalles del asalto en la corte.

“Ella dejó en claro que quería que te detuvieras. Te dijo repetidamente que tenía novio, repetidamente te dijo que te marcharas y repetidamente tenía que seguir alejándose de ti. Todo eso lo ignoraste”, aseguró mientras le hablaba al acusado.

El alguacil también contó que, luego de que la víctima logrará que Bowes-Lyon saliera de la habitación, volvió a la puerta para suplicar que lo dejara entrar.

La mujer, de 26 años, y quien por asuntos legales permanece en el anonimato, se fue de lugar a la mañana siguiente y alertó a la policía.En el tribunal ella manifestó que aún tiene pesadillas y siente pánico por lo ocurrido.

¿Nos ve desde la app de EL TIEMPO? Puede ver la publicación aquí). 

El familiar de Isabel II ya había dado declaraciones al respecto: afirmó sentirse “muy avergonzado” por sus acciones.

“Pido disculpas de todo corazón hoy nuevamente, lamento profundamente mi comportamiento y la angustia que ha causado”, dijo.

Además, reconoció que estaba en un alto estado de embriaguez, pero que, de todos modos, eso no justificaba su comportamiento.

Después de lo ocurrido, Bowes-Lyon fue incluido en el registro de agresores sexuales. Su nombre estará en la lista por al menos 10 años.

El juez encargado de su sentencia dijo que, aunque su castillo cumplía los requisitos para un arresto domiciliario, esta pena no se ajustaba ante la gravedad del crimen.

(Siga leyendo: Demandan ley que impide que prescriban delitos sexuales contra menores).

Tendencias EL TIEMPO



Be First to Comment

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *