Press "Enter" to skip to content

Ingresos del fisco en México crecen 915% por servicios digitales como plataformas de transporte


El Economista – Ciudad de México

En el primer año en que entraron en vigor las modificaciones al Impuesto al Valor Agregado y al Impuesto sobre la Renta relativas a servicios digitales como el comercio electrónico, las plataformas de transporte y de hospedaje, los ingresos de la Hacienda pública mexicana recaudados por aquellas personas morales que pertenecen al régimen de residentes en el extranjero sin establecimiento permanente en México pasaron de ubicarse en 595.1 millones de pesos en 2019 a 6,040.8 millones durante el 2020, un crecimiento de 915%.

Según el Informe Tributario y de Gestión del Servicio de Administración Tributaria (SAT), correspondiente al cuarto trimestre del 2020, el incremento en la recaudación en este régimen, que fue creado para que las empresas que ofrecen servicios digitales intangibles pero que no tienen residencia permanente en el país oferten y cobren el Impuesto al Valor Agregado que corresponde a sus servicios, alcanzó 5,445.8 millones de pesos en el primer semestre desde que entraron en vigor los requerimientos impuestos por las modificaciones de 2019 a las leyes tanto del IVA como del ISR, entre julio y diciembre del 2020.

Además de “ofertar y cobrar, conjuntamente con el precio de sus servicios digitales, el impuesto al valor agregado correspondiente en forma expresa y por separado”, los residentes en el extranjero sin establecimiento en México que proporcionen servicios digitales a usuarios en territorio nacional tienen la obligación de inscribirse en el Registro Federal de Contribuyentes (RFC); proporcionar al Servicio de Administración Tributaria la información sobre el número de servicios u operaciones realizadas en cada mes de calendario con los receptores ubicados en territorio nacional que reciban sus servicios y emitir y enviar vía electrónica a los receptores de los servicios digitales en territorio nacional los comprobantes correspondientes, entre varias más.

Hasta el 30 de diciembre del 2020, el SAT contabilizó a 70 prestadores de Servicios Digitales Inscritos en el Registro Federal de Contribuyentes, en términos del Artículo 18-D, fracción I de la Ley del Impuesto al Valor Agregado vigente. Airbnb, Amazon, Adobe, Apple, Coursera, Claro Video, Didi, Ebay, Facebook, Google, Huawei, LinkedIn, Microsoft, Nintendo, Netflix, Roku, Spotify, Samsung, Uber y Zoom están entre las compañías enlistadas por el SAT, que debe presentar la actualización del listado antes del 10 de marzo próximo.

Lo recaudado por el SAT por concepto de estos impuestos representa 0.16% del total de la recaudación del fisco mexicano durante el 2020.

Conductores de Uber contribuyen con 0.008% de la recaudaciónLas reformas a las leyes del IVA y del ISR no sólo tocaron a los no residentes en México que ofrecen servicios en territorio mexicano; también alcanzaron a quienes ahora están registrados ante el SAT como personas físicas con actividades empresariales con Ingresos a través de Plataformas Tecnológicas, es decir los conductores de plataformas como DiDi, Uber y Beat; así como los vendedores de marketplaces de comercio electrónico, como Mercado Libre y Amazon, y los anfitriones de plataformas como Airbnb. En total, este grupo tanto de conductores, como de vendedores, repartidores y anfitriones, contribuyó en 2020 con 270.6 millones de pesos, que son 2.8% más que en 2019 y que representan apenas 0.008% de los 3.33 billones de pesos que recaudó en total el fisco mexicano durante el 2020.

Si se considera a las personas tanto físicas como morales que son residentes en el extranjero sin establecimiento permanente en México y a las personas físicas con actividades empresariales e ingresos a través de plataformas tecnológicas podría decirse que la economía digital, al menos en lo que respecta al IVA e ISR, contribuyó con 6,370.9 millones de pesos en 2020, de los cuales la mayor parte (85%) es cobrada por grandes empresas, como Netflix o Spotify.

Estas medidas impositivas del SAT forman parte del acuerdo BEPS de la OCDE, que tiene como objetivo reducir la erosión fiscal que provoca la oferta de servicios intangibles en un mundo cada vez más globalizado.

Be First to Comment

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *