Press "Enter" to skip to content

Países bajos podría aprobar eutanasia para menores de 12 años – Europa – Internacional




El 23 de marzo de 2014, Bélgica se convirtió en el primer país del mundo que aprobaba la ley que permite aplicar la eutanasia a menores de 12 años. No sin algo de polémica, la norma salió adelante con una amplia mayoría parlamentaria y desde entonces se ha aplicado en cuatro ocasiones, cuando las previsiones hablaban de entre 15 y 20 casos al año.

(Puede ser de su interés: Reglamentar la eutanasia, una histórica deuda del congreso colombiano)

Una de las críticas recurrentes entonces era que se legislaba para casos tan excepcionales que la norma podría provocar más daño porque servía a la vez para que se tomaran decisiones que no estuvieran lo suficientemente bien pensadas.

El Gobierno holandés quiere ahora que su país siga los pasos de Bélgica. El ministro de Sanidad, Hugo de Jonge, remitió una carta a todos los senadores en la que les explica por qué considera necesario ampliar la posibilidad de la eutanasia a los menores de entre 1 y 12 años.

Hace ya un año que una mayoría parlamentaria pidió en una resolución no vinculante que se llevara a cabo esa reforma, por lo que parece que De Jonge podrá contar con suficiente mayoría para aprobarla.

En su carta, el ministro asegura que quiere dar “más garantías legales a los médicos que, basándose en criterios profesionales, procedan a acabar con la vida de un niño de entre 1 y 12 años”.

Se trata de dar más garantías legales a los médicos que, basándose en criterios profesionales, procedan a acabar con la vida de un niño de entre 1 y 12 años

Si la ley se diseña como la belga –así lo adelanta la prensa holandesa–, su aplicación se daría en muy contadas ocasiones porque las condiciones para que se pueda aplicar la eutanasia a un menor de 12 años son muy estrictas.

En primer lugar, un psiquiatra o psicólogo debe decidir si el menor tiene capacidad de discernimiento y si, cuando pide la eutanasia, comprende sus consecuencias. Solo se aplicará a niños con enfermedades incurables y en fase terminal que les provoquen dolores físicos insoportables, aspecto que decidirá un comité de médicos.

La norma prohíbe que sean los padres los que pidan la eutanasia del menor.
Además, no se podrá aplicar si hay alguna forma médica de aliviar los sufrimientos del menor con cuidados paliativos.

En la práctica, la ley holandesa de eutanasia –que ya permite que se le aplique a mayores de 12 años– no se cambiará fundamentalmente. Lo que se hará, según el ministro, será “elaborarla más en detalle para evitar que un médico pueda ser castigado por aplicarla si ha cumplido todos los requisitos que le exige la norma.

Los Países Bajos permite desde hace más de una década la eutanasia de adultos y de menores a partir de 12 años. Bélgica fue más allá en 2014 y eliminó los límites de edad con el apoyo, según los sondeos, de 74 por ciento de la población.

Cuando se aprobó aquella ley, su ponente, Philippe Mahoux, cirujano de profesión, redactor de la ley de eutanasia belga para adultos de 2002 y que había trabajado durante muchos años para Médicos Sin Fronteras, le contó a EL TIEMPO que “los pediatras de los servicios de oncología dicen que hay pacientes jóvenes, niños y adolescentes, que también tienen enfermedades incurables y sufrimientos que no se pueden aliviar”.

Pero que en esas situaciones los médicos no tenían respuesta. A cubrir ese vacío, aún excepcional, entraba la ley belga y entrará ahora la holandesa.

Mahoux siempre repitió que “la eutanasia es un problema”, pero que “lo escandaloso y violento es que un niño muera sufriendo” cuando se puede evitar.

En el 2014 Bélgica eliminó los lìmites de edad para la eutanasia con el apoyo de más del 70 por ciento de la población.

Gerlant van Berlaer, jefe de la unidad infantil de cuidados intensivos del hospital universitario UZ Brussel de Bruselas, le explicó a este diario que reducir el límite de edad para aplicar la eutanasia en realidad no significa mucho:

“Hay niños de 10 años que entienden perfectamente su enfermedad, entienden que van a morir muy pronto y solo piden morir sin agonizar. A la vez hay adultos de 25 años muy infantiles. Ahí lo importante es la capacidad de discernimiento del niño, que es el único que puede pedir la eutanasia, no sus padres”.

“Por eso”, explica este especialista, “la ley no es aplicable a los niños más pequeños aunque no tenga límite mínimo de edad, porque un niño muy pequeño no tiene discernimiento, pero el legislador no puede poner una edad mínima porque cada niño es un caso diferente”.

Van Berlaer reconoce que es “extraño” hacer una ley cuando la demanda es prácticamente inexistente (cuatro casos en seis años en Bélgica, un país de 11,3 millones de habitantes). Pero entiende que “era necesario porque desde que tenemos la ley al menos se puede hablar”.

Hay niños de 10 años que entienden perfectamente su enfermedad, entienden que van a morir muy pronto y solo piden morir sin agonizar. A la vez hay adultos de 25 años muy infantiles.

Este médico, que cuenta que los cuatro casos belgas eran de adolescentes que tenían enfermedades muy graves, incurables y que iban a morir a muy corto plazo, considera que cuando los niños están en esa situación no son niños normales, “maduran muy rápidamente”.

IDAFE MARTÍN PÉREZ
Para EL TIEMPO
Bruselas

Otras noticias

-Legalización de marihuana y eutanasia, en la cuerda floja
-Vivir o vivir, Columna de Claudia Palacios sobre la eutanasia

Be First to Comment

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *