Press "Enter" to skip to content

Lo que Magdalena me dio


Si hicieramos el ejercio de pensar en una región bendecida con bosques, tierra fértil, agua en abundancia, gente maravillosa y trabajadora, conectividad e infraestuctura vial, fluvial, aérea y férrea; pero además que incluya industria con buenos salarios y condiciones laborales ejemplares, que sea exportadora de alimentos y además que tenga minería (ojalá de oro, petróleo y gas) para que se generen muchas regalías y empleos con prestaciones de clase mundial, pensaríamos en Gran Bretaña, Italia, España, Francia, o quizás en algún lugar en Canadá o Estados Unidos.

El ejercicio descrito anteriormente existe en la realidad, está en Colombia y es conocido por la gran calidad de su ganadería y producción de leche y centros de acopios y de procesamiento (anteriormente de Nestlé); así mismo por su producción de sorgo, maíz, cacao, plátano y banano (primero producto agrícola de exportación) y palma africana convirtiendo a esa región en exportadora de aceites de almendra de palma y aceite en bruto (2 producto agrícola de exportación). Adicionalmente, es la zona de mayor producción de oro. Agreguen ser productora de petróleo: tiene una de las refinerías más importantes del país donde se produce gasolina, acpm, gas y todos los insumos para la petroquímica y agroquímica.

Son 31 municipios que generan el sustento de la gente y la economía para el resto del país gracias a personas que hacen empresa, que trabajan la tierra y el campo y que producen la meteria prima para gran parte de la industria de este país. Es el crisol de las culturas de 7 departamentos que desde el centro del país mueven todos los sectores de forma ejemplar y eficiente pese a las barreras que le imponen las distancias de sus capitales regionales, pues es difícil pensar cuantas horas y cuanto tiempo se demora una persona que necesita hacer un trámite ante la gobernación o alguna autoridad desde Puerto Boyacá para llegar a Tunja; o de Puerto Berrio o Yondó a Medellín; o de La Dorada a Manizales; o de San Alberto a Valledupar; o de Cantagallo o Norosì a Cartagena; o de Puerto Salgar a Bogotá; o de Sabana de Torres a Bucaramanga, pudiendo ser, por ejemplo, Puerto Berrio la Capital de un departamento nuevo unido por su cultura, su historia, su producción, su importancia y su región geográfica.

Varios han sido los intentos de lograr este sueño administrativo -conveniente y de sentido común- pero que obviamente los gamonales políticos de esos departamentos se han opuesto debido a la cantidad de recursos que generan los prediales urbanos y rurales de 31 municipios; los impuestos y gravámenes a empresas robustas y bien manejadas; la cantidadde impuestos a personas que tiene buenos ingresos y obviamente el control de los grandes recursos vía regalías que generan la minería y el petróleo.

En términos de reciprocidad, la pregunta ¿cuánto invierten, cuidan y dedican su tiempo los Gobernadores, autoridades y políticos de Bolívar, Boyacá, Antioquia, Caldas, Cesar, Cundinamarca y Santander en esas regiones? Ciertamente poco o nada por que dan por hecho que esos cuantiosos recursos les pertenecen.

Lo que también podemos inferir es que, con la capacidad de la gente de esa región del Magdalena Medio, con la calidad de empresarios de esa zona, con la robustez de la sociedad civil generada por las mismas actividades económicas si tuvieran su propio departamento serian un ejemplo visible de la eficiencia, trabajo, convivencia y conocimiento del campo.

Be First to Comment

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *