Press "Enter" to skip to content

Faber: de Autómatas a Odiosos


Desde la Era del Bronce (recomiendo el poema de Byron), nos sacrificamos para forjar caprichos; el teocentrismo nos aterrizó, y, durante el renacimiento, el antropocentrismo fue nuestra satisfacción. Ahora los creadores rezan «human-centric», pero tampoco ocurren milagros: confundiendo «profet» con «profit», crucifican a la humanidad sobre el altar STEM.

Creemos que el dios de la máquina (deus ex machina), creación originalmente humana (ahora AutoML + TRIZ), nos salvará de nosotros mismos. Sin embargo, extrapolo la estructura de ‘Sapiens: de Animales a Dioses’ (2011), y concluyo que los Homo «Faber» (y Œconomicus) consumaron nuestra involución de «Autómatas» a «Odiosos».

Nuestra especie se auto-denominó «sabia», aunque la imprudencia rige su degeneración espontánea; la razón «instrumental» tornó insubstancial al desarrollo (Dialéctica de la Ilustración, 1994), el determinismo tecnológico «mecanizó» la selección «social», y las finanzas privilegiaron la superficialidad.

Destinadas a las rutinas consumistas, las innovaciones sofisticaron las tribulaciones terrenales. Abogadas del diablo, «objetan» la divina trinidad -humanismo, socialismo y ecologismo-; inspiradas por antiguos pecados traicionan su misión de domesticar al capitalismo, y el mercado es tanto el coliseo que ruina animales humanizados, como el circo que entretiene bestias humanoides.

Inhibieron cualquier visión donde no fuera requisito convertirse en súper-humano, para no ser excomulgado, y tampoco discriminara cierta apariencia de supremacía (depuradora). Retorno oscurantista, los «bugs» resucitan versiones de nuestras imperfectas cajas negras, y la «creación destructiva» está programada para someter, a perpetuidad, a nuestros semejantes.

Absurdo, aunque esos dioses de las máquinas o modernos prometeos se presentan como héroes, son culpables de la creación o conservación de incontables tragedias, como la revolución verde, en la agricultura, o la farsante cadena de valor de la energía verde, de acuerdo con ‘Planet of the Humans’ (2020). En sentido estricto, la enajenación de la creatividad y la mala innovación, reforzaron al statu quo.

La causa del problema puede ser la naturaleza del don, «divine madness» (Fedro), pues el mercadeo maquilla a los «injustos» como «divinos» (Ion), y el liderazgo creativo refleja habilidad (innata o iluminada) pero no manifiesta experiencias transformadoras o trascendentes: como evidencia, siguen publicitando iniciativas de «inclusión» que no empoderan a las minorías, y explotando la mina de la inequidad.

Apretando las tuercas de las máquinas se aflojaron las nuestras, y la educación humanista fue sacrificada por la tecnócrata. Parafraseando a Einstein, aunque “la intuición es sagrada y la razón es sirviente […] en la modernidad declararon pagana a la primera y elegimos adorar a la última” (The Metaphoric Mind: A Celebration of Creative Consciousness, pg. 26).

Aprendimos a «hacer caso», como los autómatas primitivos, y la tecnología transó la intención didáctica por la función distractora; en consecuencia, perdimos la capacidad de ver el mundo como es y cómo podría ser. Innovando dentro de esa caja, la tradición sigue «agregando valor sustrayendo valores»; los dispositivos funcionan como hojas de parra, y renunciamos a forjar nuestra humanidad, sociedad y sostenibilidad.

En memoria de Belinda, el paraíso para el ser humano más maravilloso que conocí.

Be First to Comment

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *