Press "Enter" to skip to content

España: Cuál es la situación del covid-19 en Madrid – Europa – Internacional



Casi un millón de personas se tienen que someter a nuevas medidas de restricción por la covid-19 en la Comunidad Autónoma de Madrid, la región más afectada en esta segunda ola de la epidemia en toda Europa.

(Lea también: OMS advierte de situación alarmante en Europa por aumento de contagios) 

Las medidas, que se harán efectivas a partir de este lunes, afectan al 13 por ciento de la población en 37 localidades diferentes de la capital.  Los parques y jardines se cerrarán, los aforos se disminuirán a la mitad y se limitarán las reuniones a máximo seis personas. En principio, estas limitaciones estarán vigentes durante 14 días.

La presidenta de la Comunidad Autónoma de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, dio a conocer la decisión el viernes por la tarde, después de rifirrafes con el gobierno central.
La gestión de la crisis del covid-19 ha estado politizada completamente, pues Díaz Ayuso forma parte del Partido Popular (PP, de derecha), en la oposición, mientras el presidente milita en el Partido Social Obrero Español (Psoe, de izquierda moderada).

(Le puede interesar: Cómo se vive por dentro la nueva ola de la pandemia en España) 

Isabel Díaz Ayuso

La presidenta regional madrileña, la conservadora
Isabel Díaz Ayuso.

Desde mediados de la semana se sabía que la región tenía que tomar cartas en el asunto, porque la situación empeoraba a altas velocidades (aunque está lejos de sufrir una situación como la vivida en marzo y abril).

Solo el jueves se notificaron 1.301 casos positivos, casi un tercio del total del país, que se sitúa en 4.541. En el resto de España, los enfermos por coronavirus ocupan el 8,6 por ciento de media, mientras en Madrid aumenta al 21 por ciento.

(Lea también: La pandemia en Europa será ‘más dura’ en octubre y noviembre: OMS ) 

Las unidades destinadas a cuidar casos críticos en los hospitales de la región ya están llenas en un 64 por ciento. Más de 3.000 contagiados empiezan a desplazar a los enfermos de otras patologías y han obligado a cancelar operaciones no urgentes.

El manejo de la crisis por el coronavirus en Madrid ha estado en el ojo del huracán desde que llegó la epidemia a España. Se trata de la zona más poblada, con ocho millones de personas: el centro neurálgico del país. Es el corazón de las carreteras y las vías férreas de España, la sede del principal aeropuerto del país y lugar de trabajo de millones de personas que se desplazan todos los días desde las regiones limítrofes.

Durante las fases de la desescalada tras el desconfinamiento general, en junio, la región dio timonazos y terminó por saltarse algunos pasos. Pasó a la llamada nueva normalidad, con permisividad social (fue la última región en hacer obligatorio el uso de tapabocas) y sin cumplir con algunos requisitos, como el refuerzo a la atención primaria (consultorios públicos antes de pasar a los hospitales o, justamente, para evitar llegar a ellos).

(Le puede interesar: Ingleses hacen ‘covid-fiestas’ masivas antes de cierre por rebrote) 

Otro factor determinante para el aumento de contagios ha sido la falta de rastreadores para hacer el seguimiento a los contactos de las personas contagiadas. Fue necesario recurrir al ejército y al sector privado, y aun así va por detrás del ritmo de los contagios.

Lo que nos están diciendo es que tenemos que ir a trabajar atravesando toda la ciudad en un metro abarrotado de gente, tenemos que ir a limpiarles las casas a la gente del norte de la ciudad

Las nuevas restricciones aplican en varias de las zonas menos favorecidas de Madrid. Los contagios suben desde julio en barrios con rentas bajas, hacinamientos, oficios o puestos precarios y pocas opciones de teletrabajo. Entre esos lugares se encuentran Puente de Vallecas, Villaverde y Usera, donde viven miles de colombianos.

Enrique Villalobos, presidente de la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid, señala que “lo que nos están diciendo es que tenemos que ir a trabajar atravesando toda la ciudad en un metro abarrotado de gente, tenemos que ir a limpiarles las casas a la gente del norte de la ciudad, pero luego el fin de semana mientras que ellos se van a la Sierra (donde están las fincas), nosotros nos tenemos que quedar en casa encerrados”.

(Le puede interesar: Contagio de coronavirus llegó al consulado de Colombia en Madrid ) 

Espera que pongan en marcha “prácticas dirigidas a combatir el virus y no a estigmatizar a la gente de los barrios del sur”. También denuncia que los comercios de barrios se verán afectados.

Este lunes se reunirán Díaz Ayuso y el presidente Sánchez al mediodía. Se trata de una cita esperada desde hace tiempos, que no se concretaba porque se podía interpretar como una cesión de espacio y poder. Al final, la realidad de la pandemia se impone una vez más a las demás consideraciones.

JUANITA SAMPER OSPINA 
Corresponsal de EL TIEMPO 
MADRID

Be First to Comment

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *