Press "Enter" to skip to content

Análisis: Egan Bernal sigue su desplome en el Tour de Francia – Ciclismo – Deportes



Egan Bernal llegó a este Tour de Francia con el objetivo de defender el título que logró el año pasado, el primero en la historia del ciclismo colombiano, pero el calvario que vive lo ha llevado a ceder tiempo y a despedirse de toda opción.

El martes, en la etapa de 164 kilómetros, con cinco premios de montaña, el último de ellos en la meta y de tercera categoría, volvió a ceder terreno, tras dejar en la meta 27 minutos y 27 segundos con respecto al ganador, el alemán Lennard Kamna, y 10 minutos 39 segundos con el grupo del líder, Primoz Roglic, en el que terminaron Rigoberto Urán y Miguel Ángel López, conservando el tercer y cuarto puesto, respectivamente.

Le puede interesar: (Estas son las claves de Urán y López para ganar la etapa 17)Lo que pasó el martes es la ratificación de que lo que le pasa al líder del Ineos no fue una crisis de un día, sino una fatiga crónica, de la que no podrá levantarse y solo le ayudará para seguir perdiendo tiempo y alejarse más en la clasificación.

Los dolores de espalda no han parado y cada día las piernas pesan más. A eso, súmele el peso psicológico de verse atrás, sin las fuerzas para estar con los mejores.

“Los 2.300 metros de la etapa en el col de la Loze serían lo ideal para ganar, pero estuve todo el día con el dolor de espalda. Está incrementando ese problema; en la última subida se me comenzó a cargar en la rodilla. Estoy jodido por todos lados”, señaló, Bernal, al término de la jornada en Villard de Lans. ¿Vale la pena seguir así?

Varios son los interrogantes sobre su estado actual y solo él y sus preparadores tienen la respuesta de por qué vive esta precaria situación.

Cuando comenzó la subida al premio de montaña de primera categoría en el kilómetro 131 de la etapa de ayer, Bernal se descolgó, sus pesadas piernas no volvieron a responder y se hundió. Bajó varias veces al carro a recoger alimentación y hasta habló con los técnicos.

Incluso, en algún momento se pensó en que se iba a retirar, algo que podría pasar de un momento a otro, más cuando este miércoles se afronta una dura jornada, con dos premios de montaña, quizás Bernal tenía la esperanza de atacar.

Seguir así, perdiendo tiempo, llegando en el lote de los embaladores no es para Bernal y mucho menos lo es arriesgar más su estado físico, su cuerpo, por lo que lo más prudente sería dejar el Tour, analizar lo que pasó y replantear la temporada. La salud es primero que el orgullo.

Lisandro RengifoRedactor de EL TIEMPO​@lisandroabel

Be First to Comment

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *