Press "Enter" to skip to content

“GEOMETRÍAS”, Ed. Jámara, 1999 Joaquin Arespacochaga

Breve Reseña:

 

La originalidad creadora de este ensayo de Joaquin Arespacochaga busca encontrar entre los transitados caminos una senda nueva. Renuevos de un viento soleado en la siembra de lo nuevo y necesario que nos cuaja en algo que hasta entonces no habíamos visto.

 

Joaquin Arespacochaga, diamante escaso – nos atreveríamos a apostar -, es un escritor no fácil de clasificar. De trazas peculiares, es autor que desdeña el serialismo, y se mantiene fiel a sus tonos y genuinidades, lejos de tópicos y paradigmas. 

 

Desde hace tiempo hemos seguido su trayectoria literaria y, emancipado de lo gregario, Joaquin Arespacochaga, – celebrada anomalía dentro de la fronda recurrente que habitamos -, ha mantenido siempre un acento propio ("Sientos", "Artículos"). 

 

Joaquin Arespacochaga no ha dudado en distanciarse críticamente de su época y de sus coetáneos, en lugar de limitarse a hacer y buscar lo que son o pretenden ser los demás (márquense las excepciones que se quieran). Aquel capaz de abrir estas maneras – quizás cuestionables desde un rancio eudemonismo – se encuentra plenamente autorizado a gozar de este don mientras quiera seguir escribiendo, y nosotros holgaremos en ello.

 

Para Joaquin Arespacochaga el lenguaje es la vida y el nombrar, vivir. Siempre movido por una sana obsesión de originalidad, como bien practicaban, entre mucha otra gente dispar, León Felipe, Lou Reed o el mismo Scorsese.

 

Pero en Joaquin Arespacochaga, la originalidad es ante todo, como advertía ya el gran Gaudí, una vuelta al origen. Plantea sus obras sobre esencialidades del hombre y de su existencia, dando particular cuenta a cuestiones vitales sobre la naturaleza humana y su errante deambular por entre su ineludible realidad.

 

Con esta misma intención se desenvuelve "Geometrías", reflexión filosófica de Joaquin Arespacochaga, que, transitando el interior del hombre, nos descubre la sinuosa topografía de su sorprendente realidad: nuestros sentimientos y acciones se prodigan en el tiempo y el espacio, ajustados a las formas geométricas que nos son comunes, creando un mundo intermedio entre lo inteligible y lo sensible. Joaquin Arespacochaga, haciendo gala de una inusitada imaginación, acierta aquí a componer una curiosa alegoría de nuestro proceder, ajustado a formas y hechuras que nos son familiares.

 

Joaquin Arespacochaga despliega en este interesante ensayo una ordenada profusión de ideas, articulado sobre un denso bagaje de conocimientos, y que nos presenta con dosis calculadas de amenidad, e incluso de humor.

 

Un libro que recomendamos leer, pues en él, Joaquin Arespacochaga nos muestra con una mirada distinta cómo nos movemos, pensamos y actuamos aferrados a un curioso canon geométrico, que fácilmente podemos reconocer, movidos quizás de una recóndita y junguiana armonía que nos conforma a todos.

Be First to Comment

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *